Al menos a 30 miembros de las fuerzas afganas murieron este domingo en un ataque con coche bomba en una base militar en Afganistán, dijeron las autoridades, uno de los ataques más sangrientos de los últimos meses.

El ataque ocurrió en las afueras de la ciudad de Ghazni, capital de la provincia oriental del mismo nombre, que ha sido testigo de combates frecuentes entre los talibanes y las fuerzas gubernamentales.

El atentado se produce cuando el gobierno y los talibanes están en conversaciones de paz para poner fin a la guerra en este país pobre, que dejó decenas de miles de muertos en casi dos décadas.

Treinta cuerpos y 24 heridos fueron trasladados al hospital. Todos ellos son personal de seguridad», dijo Baz Mohammad Hemat, director del hospital de Ghazni.

El portavoz del ministerio del Interior, Tariq Arian, dijo que un kamikaze había detonado un vehículo lleno de explosivos.

El atacante condujo un vehículo Humvee dentro de la base y lo detonó», dijo el portavoz del gobernador de Ghazni, Wahidullah Jumazada.