La pandemia por Covid-19 modificó la forma en que la vida se desarrollará a partir del contagio y muerte de 375 mil personas alrededor del mundo por el nuevo virus originado en China.

Actividades tan comunes como salir a comer a un restaurante, se han visto afectados con la nueva realidad en la que el distanciamiento social y las medidas de sanidad e higiene se han incrementado notablemente.

Así, miles de marcas alrededor del mundo han modificado sus formas de venta y re-educación de consumo de sus clientes, especialmente en lo que se trata de separación social.

Tal es el caso de la cadena de hamburguesas Burger King, quien adaptándose a esta nueva realidad ha presentado unos nuevos modelos de sus icónicas coronas de rey, las cuales han crecido para asegurar una distancia de 1.5 metros entre los comensales.

A través de redes sociales se han compartido imágenes de esta nueva campaña de separación social en la que se observa las gigantescas coronas mientras los comensales se mantienen distanciados.

El primer intento de Burger King para mantener la distancia social no fue muy exitoso, pues lanzó en Italia una Whopper triple de cebolla que impedía que por el mal aliento otros se te acercaran, sin embargo, no tuvo la aceptación deseada.

Esta nueva medida será lanzada en primera instancia en Alemania donde las coronas gigantes de cartón se suman a otras medidas ante la paulatina reapertura de sus locales.

Las coronas, además de contar con un divertido y particular diseño, son plegables, lo que permite, guardarlas y conservarlas, además sirven a la marca como una constante publicidad móvil que se desplaza de un lado a otro por las calles alemanas, sin lugar a duda es un gran acierto para el área de creatividad y diseño que será muy difícil de superar por su competencia.