Más de 60 niños mueren cada año por el Virus Sincicial Respiratorio

0
31

Además de la crisis de salud mundial causada por el covid-19, la doctora Jacqueline Alejandra González Landgrave, pediatra neonatóloga, alerta sobre el peligro que representa el Virus Sincicial Respiratorio (VSR) que anualmente causa 33 millones de infecciones de vías respiratorias bajas en niños menores de 5 años a nivel global, de los cuales, 3 millones requieren hospitalización y 60 mil mueren.

De acuerdo con estimaciones internacionales, en el 2015 ocurrieron en todo el mundo entre 48 mil y 74 mil muertes debido a infecciones causadas por el VSR en menores de 5 años, mientras que en México se calcula que la tasa promedio anual de mortalidad derivada de enfermedades respiratorias es del 6.8 por ciento.

En este sentido, la también representante de la asociación Con Amor Vencerás, A.C., resaltó que “si alguien conoce de primera mano el sufrimiento y temor que provoca el VSR –distanciamiento social, aislamiento, altos costos en atención médica, pérdida de fuentes de ingreso y miedo a perder la vida– son precisamente los padres de bebés prematuros, con cardiopatías congénitas o problemas respiratorios crónicos”, refirió.

Altamente contagioso, el VSR –explicó la doctora González Landgrave– es un virus puede infectar a personas de todas las edades y las infecciones más graves se producen en las poblaciones más vulnerables: recién nacidos prematuros, bebés con cardiopatías congénitas (bebés que nacen con enfermedades cardiacas), bebés con enfermedades pulmonares y adultos mayores.

Las infecciones causadas por el VSR pueden ser muy graves y pueden requerir de hospitalización incluso soporte ventilatorio y cuidados intensivos. La inflamación ocasionada por la infección por VSR puede provocar síntomas respiratorios recurrentes como tos, sibilancias persistentes durante meses o años.

En cuanto a las formas de contagio, la doctora Jacqueline González comentó que “es importante alertar que el VSR se contagia también muy fácilmente por medio de secreciones nasofaríngeas, generalmente cuando la persona infectada estornuda y las gotas caen en ojos, nariz o boca de alguien más, o bien si esas secreciones caen en superficies u objetos y éstos son tocados con las manos de alguien que posteriormente las lleve a su nariz, boca u ojos”, advirtió.

Respecto de los síntomas, la doctora González refirió que varían de acuerdo con la edad del paciente y enfatizó que en la edad pediátrica la bronquiolitis es la presentación clínica más frecuente, usualmente iniciando con síntomas como rinorrea hialina (moco nasal fluído y transparente), tos y fiebre. “La bronquiolitis se caracteriza por inflamación y congestión de vías aéreas bajas, obstrucción de las mismas, tos, fiebre y sibilancias al respirar, condicionando dificultad respiratoria de variable intensidad y, en el peor de los casos, el fallecimiento del paciente”, explicó.

En cuanto a las prácticas de prevención, señaló que, si bien no existe una vacuna contra el VSR, sí existe una intervención preventiva segura para evitar que se desarrolle un cuadro respiratorio grave en población de riesgo: por medio de la administración de una inmunización, un anticuerpo monoclonal que reduce de manera significativa la posibilidad de infección, así como las hospitalizaciones derivadas de las complicaciones que ocasiona el VSR.