La Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNIFEC), pronostican que millones de niños se encuentran en riesgo de tener que realizar trabajo infantil como consecuencia de la crisis del Covid-19.

Según el informe de los dos organismos internacionales, las secuelas del Coronavirus, aumentarían del trabajo infantil por primera vez tras veinte años de avances.

El informe destaca que el trabajo infantil ha disminuido en 94 millones desde el año 2000, una mejora que ahora podría verse amenazada.

Los niños que ya trabajan podrían tener que hacerlo durante más horas, o en peores condiciones. Muchos de ellos podrían verse obligados a realizar las peores formas de trabajo, lo que causaría un daño significativo a su salud y a su seguridad, resalta el informe de la OIT y la UNICEF.

Las graves consecuencias de la pandemia en los ingresos de las familias, recaerían en la integridad física de los menores de edad.